¡¡¡¡¡Bienvenidos!!!!!

Hola, quise realizar este blog para compartir temas sobre la vida, sobre situaciones dificiles, cotidianas... Me gustaria que podemos comunicarnos mediante este blog, que dejen sus opiniones e inquietudes.

domingo, 11 de julio de 2010

ENTRE RIOS
11 DE JULIO 2010

Aumentan consultas por terapia de pareja

LA PROVINCIA | Psicólogos locales aseguran que hoy acuden sobre todo las parejas jóvenes que intentan solucionar los conflictos antes de la crisis. Otros la utilizan para separarse en buenos términos.
11 DE JULIO DE 2010

La terapia puede servir para continuar o terminar una relación amorosa (UNO).
Todas las parejas tienen crisis, malos momentos y tropiezos. De cómo transiten estos procesos podrán o no recuperar el amor, y aquí es donde puede ayudar la terapia de pareja.

Ir a terapia de a dos es ya una clara tendencia. Cada vez son más las parejas que llegan al consultorio del psicólogo para hacer terapia, así lo aseguran los especialistas consultados por UNO.

La ficción ayudó
Las series televisivas como Trátame bien o Socias fueron mostrando la alternativa y el tema dejó de ser tabú.

Ahora acuden a ella las parejas más jóvenes y se consulta antes de que la crisis los desborde.

Los psicólogos también resaltan que la terapia puede ayudar tanto a unir la pareja como a separarse definitivamente, pero en mejores términos, es decir sin discusiones con picos altamente estresantes.

El licenciado en Psicología Fernando González Cati especialista en terapia relacional y sistémica, de familia, de pareja e individual, definió la terapia como aquella modalidad psicoterapéutica centrada en las dificultades de relación que presentan las parejas.

Manifestó, en diálogo con UNO, que en la terapia no se ignoran los problemas individuales de cada uno, sino que se focalizan los que se vinculan con la relación y los personales que impactan en ella. “En ocasiones, alguno o ambos deben realizar terapia individual”, remarcó.

Edith F, licenciada en Psicología consultada por UNO, manifestó que muchas personas acuden a la consulta psicológica por dificultades de pareja que producen malestar físico y psicológico a sus integrantes. En algunas ocasiones el conflicto también interfiere en la dinámica familiar.

Además advirtió que hay que tener en cuenta que la separación marital y el divorcio pueden ocasionar un impacto negativo sobre la salud integral de los adultos y de los niños. “La terapia de pareja tiene como objetivo reducir la incidencia de los problemas de la relación y en caso de ruptura de la pareja, sus efectos negativos”.

Una herramienta
González Cati respondió que la terapia de pareja es una forma de psicoterapia en que se trabaja con ambos miembros de una pareja para enfrentar sus dificultades. Se busca crear un espacio de reflexión, confianza y comunicación que les permita reconocerlas y enfrentarlas con sus propios recursos y fortalezas. Para esto, es necesario que ambos estén de acuerdo y motivados en consultar.

“Las dificultades y fracasos conllevan un alto grado de sufrimiento, por ello la terapia de pareja es una forma importante de acompañar y ayudar a quienes enfrentan problemas durante su relación”, contestó al dar cuenta de los objetivos de esta herramienta.

Mencionó varios puntos de utilidad. Dijo que la terapia sirve para intentar resolver los problemas psicológicos o emocionales que presenten las parejas. Estos problemas son frecuentes dado que, al conformar la pareja, cada uno de los miembros proviene de un medio familiar y social diferente, además de haber vivido experiencias distintas.

“Esas diferencias, en ocasiones, tienden a generar los conflictos que luego se presentan en la consulta. En este sentido, la resolución puede tener que ver con la continuidad de la pareja, como con su disolución. De cualquier manera, la terapia se centra en cómo lograr dicha resolución”.

Consultado sobre los motivos de consulta actuales, respondió que son muy variados: insatisfacción, infidelidad, enfermedad de uno de los miembros, dificultades sexuales, mala comunicación, separación, maltrato. “Si la pareja no ha podido encontrar soluciones por sus propios medios, es importante pedir ayuda a un terapeuta especializado”, recomendó.

Las parejas que acuden a terapia son muy diversas en cuanto a origen social, educación y posibilidades económicas. “De acuerdo a mi experiencia, recurre a esta clase de terapia un amplio abanico de edades. Los extremos están marcados por parejas de adolescentes entre 18 y 20 años y de adultos mayores entre 70 y 80 años. Por lo común, existe una marcada concentración de consultas entre los 30 y los 60 años”.

Qué se logra
Edith F dijo que cuando se trabaja con parejas se puede favorecer la cercanía y la intimidad, el apoyo mutuo en épocas estresantes, la resolución de conflictos y reducir el distanciamiento emocional. Este procedimiento, dijo, se dirige a mejorar la relación contribuyendo al bienestar de ambos miembros de la pareja a corto y largo plazo.

Mencionó que en algunas ocasiones en el curso de la terapia un miembro de la pareja o ambos deciden que lo mejor es la separación. Entonces se modifican los objetivos del tratamiento para lograr la separación de la mejor manera posible.

González Cati expresó que los cambios planteados se relacionan con el modo en que cada uno de los miembros experimenta a la pareja tanto emocional como psicológicamente. Además, se trata de poder cambiar comportamientos, de desarrollar los medios necesarios para poder convivir y disfrutar de la relación.

En este sentido expresó que uno de los principales inconvenientes es manejar las diferencias y aprender a discutir, a qué se puede decir y cómo, que callar produce daño y no resuelve los problemas. En suma, la terapia de pareja sirve para intentar aprender a plantear problemas que lleven a soluciones y no a discusiones inútiles, dijo.

Sobre la dinámica
Los psicólogos explican que la duración de una sesión es variable, dependiendo del problema que se trate. El promedio es de una hora, pudiendo fluctuar entre los 45 minutos y la hora y media.

Respecto de la función del terapeuta, González Cati dijo que no es un árbitro ni un juez que decide qué es lo mejor para la pareja. “El psicólogo no encuentra soluciones, pues su función es facilitar los medios para que la pareja las encuentre por sí misma”.

De allí que durante las sesiones se intenta esclarecer los mensajes verbales o no verbales que producen conflictos, mejorar la comunicación entre ambos poniendo de manifiesto las diferentes maneras de pensar, de sentir y de actuar que cada uno tiene.

“Se puntualizan, sobre todo, las culpas, los resentimientos, los ocultamientos con respecto a los verdaderos pensamientos, sentimientos y proyectos para que, con el conocimiento de sí mismos y de la relación adquirido durante el transcurso de la terapia, finalmente la pareja asuma la responsabilidad de tomar sus propias decisiones”.

Por su parte Edith F. sintetizó que en respuesta a las dificultades comentadas los psicólogos evalúan, utilizan intervenciones eficaces y brindan las herramientas necesarias para reducir el malestar.

Más divorcios en Entre Ríos
Según los últimos datos del Registro Civil los números de divorcios van en alza en Entre Ríos.

Laura Alberto, jefa del Archivo General del Registro Civil, comentó que si se comparan los datos de 2009 con 2010, este año más parejas se separaron. Si se suman las cantidades de trámites por divorcio en los primeros seis meses de 2009, el número es 757.

Mientras que desde enero a junio de 2010 ya son 1.094 las parejas que se divorciaron.

jueves, 24 de junio de 2010

El Estrés Laboral



Artículo de la Revista Nuestra Salud de Parana.
Estrés laboral

El estrés se ha convertido actualmente en una problemática de interés social y de gran importancia en el ámbito laboral por sus consecuencias sobre la salud del trabajador tanto en su aspecto psíquico como físico. Pero, no solo trae consecuencias al individuo, sino que también a la organización, afectando el rendimiento y produciendo ausencias en el trabajo.
Es necesario aclarar que no todo nivel de estrés resulta negativo para la salud del ser humano. Cierto nivel de estrés trae consecuencias positivas porque produce la estimulación necesaria para realizar con éxito las tareas cotidianas (Selye, 1956, citado en Peiró 1999, p.10).
Por ejemplo, un estudiante en un examen tendrá un mejor desempeño físico e intelectual si experimenta una cantidad moderada de estrés, se presentará animado y motivado.
Existe otra forma de estrés que resulta nociva para el organismo y provoca una sensación de malestar y consecuencias negativas en la salud de la persona (Selye, 1956, citado en Peiró 1999, p.10).
Siguiendo con el ejemplo anterior, si el estudiante presenta demasiado estrés es probable que tenga dificultades en el examen al experimentar agotamiento, tensión, olvidos, bloqueos, etc.
Es este segundo aspecto el que ha recibido más atención por parte de los investigadores.
Se ha definido al estrés como un desequilibrio entre las demandas del entorno y las capacidades del sujeto para hacerle frente (Lazarus y Folkman, 1986, p. 42).
La experiencia del estrés laboral surge cuando existe un ajuste inadecuado entre la persona, el puesto de trabajo, y el individuo percibe que no cuenta con los recursos suficientes para afrontarlo o neutralizarlo (Peiró, 1999, p. 7).
Por ejemplo, que el jefe solicite al empleado realizar una actividad nueva, es probable que sea evaluada como una forma de acrecentar el conocimiento o las habilidades. También, el empleado puede percibir la situación como amenazante y desbordante y que no cuenta con los recursos para llevar a cabo la actividad. El nivel de estrés dependerá de la valoración que realice la persona de la situación y de sus recursos.
Como se mencionó anteriormente el estrés laboral puede producir una serie de consecuencias negativas sobre la salud de la persona. Entre ellas podemos señalar taquicardia, aumento de la tensión arterial y del colesterol, preocupación, irritabilidad, ansiedad, bajo nivel de concentración, mal humor, fatiga, temblores, tartamudeo, consumo de drogas, tabaco, alcohol, exceso o falta de apetito, conductas impulsivas, etc. (Abajo Olivares, 2006, p. 53). Además, los efectos del estrés pueden repercutir en la empresa como por ejemplo en la disminución de la calidad del trabajo y la productividad, el deterioro del ambiente laboral, los conflictos interpersonales, etc. (Gibson, L.; Ivancevich, J.; Donnelly, J., 1998, p. 321).
Para prevenir el estrés laboral es recomendable llevar una dieta saludable, reducir el tabaco y alcohol, realizar ejercicio físico moderado que ayuda a la relajación, dormir alrededor de 8 horas, preservar un tiempo de ocio y descanso, fomentar las relaciones sociales, organizar nuestro tiempo y actividades estableciendo horarios, no dejar pasar los problemas, etc.
Para combatir el estrés laboral es necesario realizar un chequeo médico y consultar con un psicólogo que brinde las herramientas necesarias para afrontar y reducir el mismo. Algunas de las herramientas ayudan a lograr la relajación como la respiración profunda o relajación muscular, otras favorecen la solución de problemas y a evaluar y tratar pensamientos que nos producen malestar.
Es importante también que la empresa implemente un programa para diagnosticar, prevenir y reducir el estrés en el trabajo.

Bibliografía

• Abajo Olivares; J.; “Mobbing: acoso psicológico en el ámbito laboral”; 2º edición; Lexis Nexis; Bs. As.; 2006.
• Gibson, L.; Ivancevich, J.; Donnelly, J.; “Las organizaciones”; Mc Graw-Hill/Irwin; 8° edición; México; 1998.
• Lazaru, R.; Folkman, S.; “Estrés y procesos cognitivos”; Martinez Roca S. A; Barcelona; 1986.
• Peiró, J.M.; “Desencadenantes del estrés laboral”; Pirámide; Madrid; 1999.

Autor: Edith F.

sábado, 27 de febrero de 2010

Libros sobre la crisis de la mitad de la vida

Hay algunos libros que pueden ejemplificar la crisis de la mitad de la vida.

Profanación de amor
de Marcos Aguinis

El día que Nitzsche lloró
de Ivin Yalom

Lento vals en Cedar Bend
de Robert James Waller

Los puentes de madison
de Robert James Waller

La velocidad del amor
de Antonio Skármeta

lunes, 22 de febrero de 2010

Crisis de los 40 y 50 años

Escrito por Ricardo Ros de la Revista Chasquidos

Cuando estudias en la escuela o en la Universidad, los profesores evalúan tu esfuerzo a través de los exámenes y las calificaciones. Cuando trabajas en una empresa, tus jefes valoran tu trabajo y lo recompensan con promociones, dinero, etc. ¿Cómo haces tú para evaluar tu vida?

¿Sabes leer los resultados de tus esfuerzos? ¿Cómo reconoces el resultado de tus esfuerzos? ¿Cómo sabes que vas por el buen camino? ¿Cómo distingues que no te estás desviando?

Josefina estaba muy confusa. Acababa de cumplir 45 años, estaba casada, tenía dos hijos que se acababan de emancipar y un trabajo a media jornada que le ayudaba a llegar a final de mes. Pero Josefina estaba muy confusa desde que la hija pequeña se había ido a vivir con su pareja y se había quedado sola con su marido. La pregunta que se hacía y le martirizaba era: “Si hace poco yo tenía 20 años, dentro de poco tendré 70. Mis hijos ayer eran unos niños y hoy son adultos ¿Qué he hecho de mi vida? El tiempo pasa volando.”

Martín estudió una carrera de grado medio y comenzó a trabajar en una gran empresa automovilística. Comenzó a vivir con su pareja y tuvieron dos hijos. En la empresa comenzaron a promocionarlo debido a su gran capacidad de liderar equipos hasta llegar a dirigir toda una sección. Actualmente, con 52 años, Martín ha visto que dos de sus mejores amigos han muerto recientemente, y se pregunta qué va a hacer el resto de su vida.

—Si me quedan 20 ó 30 años de vida —me dijo— quiero saber dónde me he equivocado y vivir esos años que me quedan con la mayor felicidad. ¿He conseguido todo lo que quería? ¿Qué más me falta para completar mi vida?



La crisis de los 40 años nos hace recapacitar sobre lo que hemos hecho hasta ahora. Josefina se está dando cuenta que la vida pasa muy rápido. La crisis de los 50 años nos obliga a platearnos qué haremos a partir de este momento durante los años que nos quedan de vida. Martín estaba en esa encrucijada, ¿qué hacer el resto de su vida? Aunque se llaman crisis de los cuarenta o de los cincuenta, estas crisis se pueden dar con cualquier edad, a los 20 o a los 80 años. Una vez conocí a un niño de 10 años que tenía una de estas crisis. Se preguntaba “si yo hace poco era un bebé, dentro de nada me tendré que ir a vivir fuera de la casa de mis padres.”

Estas crisis obligan al cambio. Durante estas crisis se producen separaciones, cambios de trabajo y cambios globales de vida.

Pero para saber qué vas a hacer el resto de tu vida, primero tienes que saber leer el resultado de tus esfuerzos. ¿Cómo lo vas a hacer? ¿Qué medida vas a utilizar?

¿Has pasado por alguna de estas crisis? ¿Cómo la resolviste? ¿Qué cambiaste? Es importante que nos cuentes tu experiencia.

domingo, 24 de enero de 2010

CRISIS

Queria hablar sobre las crisis que suceden a lo largo de la vida. Seguramente hay escuchado hablar de la crisis de la mitad de la vidad, la crisis de los 50... Segun diferentes autores hay numerosas crisis que quisiera ir explicando. Pero en primer lugar quisiera escribir que hay un equivalente chino de la palabra crisis, esta se compone de los caracteres "peligro" y "opotunidad". Entonces las crisis constituye una oportunidad peligrosa. Yo preferiria expresar que las crisis nos dan la opotunidad de cambiar, de dar una nueva perspectiva a nuestra vida, de otorgarle un nuevo significado. Nos permite evaluar nuestra vida, mirar hacia atras y resignificar todo el pasado a partir del presente y encaminarnos hacia un nuevo horizonte. Aunque hay un peligro, el no seguir adelante, quedarnos anclados y temer al cambio.